• Ponte al día
  • Ante la llegada del invierno, seguridad y tecnología ADAS

Ante la llegada del invierno, seguridad y tecnología ADAS

Ante la llegada del invierno, seguridad y tecnología ADAS

Llega el invierno, y con él, la niebla, la lluvia, el viento y la nieve. Estas circunstancias incrementan la peligrosidad en las carreteras y hacen necesario que adaptemos a ellas nuestra conducción. Hasta ahora, evitar los peligros que conlleva ponerse al volante en invierno dependía del factor humano, pero hoy contamos, además, con los sistemas ADAS que son un apoyo esencial para el conductor. 

Si bien es cierto que los ADAS consiguen rebajar la tasa de siniestralidad invernal, también lo es que tienen ciertos límites. En la Asociación del Motor de Alberta (AMA), en Canadá, saben muy bien lo que significa enfrentarse a las duras condiciones climatológicas del invierno y, con su experiencia, nos ayudan a analizar cómo se comportan en invierno las distintas tecnologías ADAS y qué dispositivos se ven más afectados.

Detector de ángulo muerto

La lluvia y nieve pueden confundir las señales del radar del sistema de detección de ángulo muerto. Según la AMA, eso puede limitar su efectividad. Además, durante una nevada, la señal lumínica en el retrovisor que utilizan algunos modelos puede no ser visible.

Alerta de salida y mantenimiento en carril

La nieve o el hielo en la carretera suelen complicar la eficacia de los sistemas que ayudan a no abandonar el carril. Este fenómeno se agudiza ante la aparición en las carreteras del llamado hielo negro.

Alerta de frenada de emergencia

El hielo, el frío y la nieve hacen que los radares y las cámaras pierdan efectividad. Además, si la carretera está mojada o helada, la distancia de frenado aumenta, lo que reduce el tiempo de reacción disponible, tanto para conductor como para el sistema.

Cámaras de visión trasera

Es aconsejable revisar el estado de las cámaras de visión trasera o 360º, y limpiarlas si es preciso. Algo similar ocurre con los sensores que utilizan los sistemas de alerta de cruce o aparcamiento automático.

Todos los problemas anteriores dejan clara una máxima y es que, ante una nevada copiosa, las cámaras y sensores pierden la misma efectividad que nuestra propia visión.

Para solventar este problema, algunos proveedores se han centrado en mejorar la capacidad de las cámaras. Las soluciones son varias, desde los sensores de vídeo en «estéreo», que integran dos cámaras en lugar de una, a la aplicación de la Inteligencia Artificial. En este último sentido, la compañía Algolux ha desarrollado una aplicación específica, Atlas Camera Optimizaton Suite, que se vale del aprendizaje automatizado (disciplina clave de la inteligencia artificial o IA) para implementar la visión digital de la cámara. Un rendimiento similar ofrecen dispositivos como las cámaras láser Outsight de cara a identificar objetos o alteraciones en la superficie de la vía.

Las soluciones para que las tecnologías de asistencia no pierdan efectividad ante las malas condiciones climatológicas, son, además, un punto fundamental para los avances en la conducción autónoma

Al igual que ocurre con los sistemas ADAS, los llamados pilotos automáticos o aquellas tecnologías que facilitan una conducción semi-autónoma se ven afectados por la climatología extrema. Eso hace que los fabricantes pongan el foco en desarrollar nuevos dispositivos que prometen aliviar y remediar cualquier inclemencia que se interponga en el registro digital del área que rodea a un vehículo. De su perfeccionamiento y abaratamiento va a depender en buena medida la velocidad de desarrollo del coche autónomo.

Aunque la tecnología sigue avanzando, la principal recomendación que hacemos desde aquí a las personas que se ponen al volante es que no olviden que los ADAS son una ayuda y unos importantes aliados a la hora reducir la siniestralidad, pero los conductores son los únicos responsables de la gobernanza del vehículo.

A partir del año 2022, quince de estas tecnologías se incorporarán de serie en los vehículos nuevos y desde la DGT se apunta que si se implantan de serie de manera masiva se podrían evitar unos 51.000 siniestros anuales. Una clave esencial, a la hora de comprar un vehículo, es conocer las ventajas de seguridad que ofrece cada sistema. Te invitamos a informarte en esta web.

© 2021 Todos los derechos reservados