• Ponte al día
  • El Asistente de Velocidad Inteligente: obligatorio pero menos eficaz

El Asistente de Velocidad Inteligente: obligatorio pero menos eficaz

El Asistente de Velocidad Inteligente: obligatorio pero menos eficaz

Será obligatorio incorporarlo en los vehículos nuevos a partir de 2022, pero la limitación de requisitos técnicos genera ciertas preocupaciones. 

A priori esta es una buena noticia para la seguridad de los usuarios de vehículos: a partir de 2022 los coches y las furgonetas ligeras nuevas deben incorporar el sistema de Asistencia de Velocidad Inteligente (ISA por sus siglas en inglés). Y es que el exceso de velocidad sigue siendo la causante de la mayoría de los siniestros en la carretera y, como todos ya sabemos, a mayor velocidad, mayor letalidad.

Todas las acciones destinadas a limitar la velocidad excesiva son bienvenidasEn este caso, el uso obligatorio de la Asistencia de Velocidad Inteligente (ISA) en los vehículos podría llegar a reducir las muertes en carretera en un 20% y las colisiones en un 30%. Pero, pese a la buena noticia que supone su incorporación obligatoria, están surgiendo algunas dudas y preocupaciones.

El Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC) ya ha señalado que el borrador de especificaciones técnicas para los sistemas obligatorios de asistencia de velocidad inteligente (ISA) limita los requisitos de los sistemas, de manera que será posible incorporar a los vehículos un sistema mucho menos eficaz que el previsto en la legislación aprobada anteriormente.

En primer lugar, se permite instalar un sistema que solo advierta a los conductores cuando superen el límite de velocidad, en lugar de ayudarlos a permanecer dentro de él mediante la retroalimentación del acelerador o la limitación del par motor.

El borrador deja también margen para instalar sistemas que no sean lo suficientemente precisos para identificar exactamente el límite de velocidad correcto, con lo que ello supone. Para ser efectivo, el sistema debe poder detectar adecuadamente más del 95% de las señales de velocidad.

Otra cuestión que preocupa es que cuando la tecnología entre en funcionamiento, el conductor podrá desactivarla y eso supone que si emite un sonido que puede ser molesto, este tienda a ser desconectado.

Pero, pese a la limitación de los requisitos técnicos, la obligatoriedad del ISA supone un gran paso para la seguridad y, desde su entrada en vigor, podrá salvar muchas vidas. Además, otros sistemas ADAS como la detección automática de peatones y ciclistas, o la obligatoriedad de que todos los vehículos de motor estén equipados con registradores de datos –o cajas negras–, que registren información sobre el estado del vehículo antes de una colisión, también serán obligatorios.

Antes de elegir tu vehículo, ponte al día. La seguridad es lo primero.

© 2020 Todos los derechos reservados