• Ponte al día
  • Tecnología para que los ciclistas no sigan siendo invisibles

Tecnología para que los ciclistas no sigan siendo invisibles

Tecnología para que los ciclistas no sigan siendo invisibles

Un sistema ADAS consigue que los conductores reparen en los ciclistas.

Cada año hay más bicis en las calles y con ellas, van aumentando los siniestros en los que están implicados estos vehículos. Solo en 2019 fallecieron 80 ciclistas en España, 22 más que en durante el año anterior.

Hacer a los ciclistas más visibles para los conductores y su circulación más segura para todos es el objetivo del estudio La atención en la conducción: ciclistas invisibles para los conductores realizado por Fundación MAPFRE y Bosch España. Y es que uno de los principales desafíos a los que nos enfrentamos a la hora de reducir estas alarmantes cifras es conseguir que los conductores reparen en los ciclistas y tomen precauciones ante ellos.

Demostrado: los conductores no ven a los ciclistas

Para la realización de este informe, Fundación MAPFRE y Bosch España han indagado en los comportamientos de los conductores de automóviles respecto a los ciclistas. Para ello, se han analizado las respuestas de 1.031 conductores de vehículos tras adelantar a un ciclista que circulaba por una calle, a los que se ha preguntado si habían reparado en el ciclista y, en caso afirmativo, si habían percibido algún peligro durante la maniobra de adelantamiento.

Una de las variables estudiadas en el trabajo de campo ha sido la influencia de la utilización de chalecos reflectantes. En algunas ocasiones los ciclistas que participaban en el experimento llevaban puesta esta prenda, mientras que en otras no. Los resultados del experimento fueron reveladores. Cuando el ciclista llevaba chaleco, el 35% de los conductores confirmaba verbalmente una “visualización consciente del ciclista”, frente a un 65% que lo negaba. Y solo el 8% reconoció verbalmente haber percibido algún riesgo al adelantarle, frente a un 92% que lo niega.

Estas cifras son aún más alarmantes cuando el ciclista no llevaba puesto ningún elemento reflectante en su indumentaria. Únicamente el 23% de los conductores recordaban haber rebasado a una persona que viajaba en bicicleta y solo el 4%, en consecuencia, percibió una situación de riesgo.

Tecnología al rescate

Ante la falta de percepción de los ciclistas por parte de los conductores y el aumento de la siniestralidad de las bicicletas, la tecnología llega para cubrir ese espacio al que parece no llegar el factor humano. El sistema de frenado automático de emergencia con detección de ciclistas desarrollado por Bosch permite que el vehículo se detenga automáticamente cuando detecta a un ciclista.

El desarrollo cuenta con una cámara de vídeo capaz de identificar a un ciclista y de anticipar una colisión inminente. Este sistema ADAS activa entonces de manera automática el servofreno electromecánico iBooster de Bosch que inicia la frenada completa en tan solo 190 milisegundos. Además, a velocidades superiores a 80 km/h, el sistema avisa acústicamente al conductor en caso de riesgo inminente, para que éste pueda reaccionar en caso de no haber detectado al ciclista. El sistema es capaz de actuar tanto si el ciclista está circulando en sentido perpendicular al automóvil, por ejemplo, en cruces, como si lo hace longitudinalmente, es decir, en la misma dirección.

Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, ha destacado la importancia de promover este tipo de sistemas “mediante programas de información a los automovilistas y compradores de automóviles e incentivos fiscales suficientemente atractivos”. Y es que, en palabras de Lorenzo Jiménez, responsable de prensa de Bosch España,  “si todos los coches llevaran incorporado este sistema se podría evitar el 43% de los siniestros con lesiones personales en los que se encuentran involucrados bicicletas y automóviles, o, al menos, mitigar su gravedad”.

La tecnología presta hoy una gran labor para ayudar a peatones y conductores y acercarnos más al Objetivo Cero victimas en las carreteras, eso sí, sin olvidar la importancia de poner el foco en la educación vial de todos los usuarios de las vías publicas. 

© 2020 Todos los derechos reservados