Detectar la fatiga del conductor ya es posible

Detectar la fatiga del conductor

Aunque el conductor no sea consciente de su cansancio, el coche si lo es.

Dadas las elevadas cifras de siniestros provocados por la fatiga al volante queda claro que algunos conductores no son conscientes de que sienten cansancio hasta que es demasiado tarde. El sistema de detección de la fatiga llega para ayudarnos a evitar situaciones de peligro.

Todos sabemos que debemos detener el vehículo cuando empezamos a sentir sueño o fatiga hasta que volvamos a encontrarnos en perfecto estado para seguir conduciendo, pero para cuando nos damos cuenta nuestros reflejos ya son más lentos y es muy fácil que cometamos errores antes de tomar la decisión de parar. Para ayudarnos a evitar una situación de peligro hoy ya es posible que sea el propio coche el que detecta que estamos cansados y nos indique que hay que parar.

Efectivamente, el sistema de detección de la fatiga ya es una realidad. Este dispositivo alerta al conductor si pierde la concentración al volante, ya sea por fatiga o sueño. A través de un patrón de comportamiento del conductor, tipificado por el vehículo desde el principio de la marcha, este sistema analiza si las maniobras de dirección realizadas por el conductor difieren del comportamiento registrado al inicio del viaje. El automóvil detecta si estamos usando el intermitente para cambiar de carril, si estamos pisando las líneas de la carretera o si damos volantazos. En caso de que la conducta del conductor sea distinta a la prevista, el sistema activa una alarma acústica, visual o sensorial, como vibración de volante o asiento. Además, el sistema también activa una alerta tras 2 horas de conducción, avisando al conductor de que ha llegado el momento de hacer un descanso.

Según el documento ‘ADAS (Advanced Driver-Assistance Systems) Sistemas Avanzados de Conducción’, elaborado por Fundación MAPFRE, los fabricantes pueden ofrecer este sistema de serie o como “pack opcional” junto con otros sistemas. Su coste varía entre los 300 y 800 euros en función de los sistemas de ayuda a la conducción que incluya el pack.

El Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC, European Transport Safety Council) tiene el objetivo de que el sistema de detección de fatiga del conductor sea obligatorio para todos los vehículos de menos de 3500 kg (excluidas motocicletas) que sean nuevos a partir de 2022.

Mientras, en una tendencia imparable, se sigue avanzando en nuevos sistemas de ayuda a la conducción. De hecho, el sistema de detección de la fatiga no es el único que nos ofrecen hoy los fabricantes de automóviles para evitar situaciones de riesgo provocadas por el cansancio o somnolencia del conductor. Hoy en día se están desarrollando otros sistemas más sofisticados que se anticipan a detectar la fatiga del conductor, como por ejemplo a través de una cámara dirigida hacia el conductor para controlar las características de los ojos, la cara y la cabeza.

El dispositivo está compuesto por un sensor de ángulo de volante para analizar los micro movimientos que realiza el conductor a lo largo del trayecto, una centralita del motor para conocer el tiempo que lleva el conductor sin detener el vehículo y una consola central para ofrecer información al conductor.

A la hora de adquirir un vehículo, debemos tener en cuenta también la seguridad. Dejarnos ayudar por la tecnología incluyendo este sistema de detección de la fatiga, así como otros ADAS,  es una elección de vida.

© 2020 Todos los derechos reservados