• Ponte al día
  • Los seis sistemas de ayuda a la conducción que todo vehículo debe tener

Los seis sistemas de ayuda a la conducción que todo vehículo debe tener

Sistemas de ayuda a la conducción

Los sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) conllevan un aumento importante en la seguridad de los vehículos en los que se incorporan. Su instalación reduce la siniestralidad en las carreteras ya que son capaces de detectar situaciones de riesgo, alertar al conductor y, en casos extremos, hasta llegan a actuar automáticamente. Si todos los coches contaran con tecnología ADAS se evitarían 50.000 accidentes al año.  Pero, aunque este plus de seguridad aporta una mayor tranquilidad al conductor del vehículo por supuesto, no hay que llevarse a error y creer que estas tecnologías eximen al conductor de su responsabilidad al volante.

Si vamos a adquirir un vehículo debemos tener en cuenta qué sistemas de seguridad incorpora de serie y cuáles se ofrecen de manera opcional. Para valorar nuestras necesidades y decidir sobre los ADAS que queremos incorporar debemos informarnos sobre qué protección ofrecen estos sistemas tanto a los ocupantes como al resto de usuarios.

La mayoría de los vehículos ya incorporan de serie los anclajes isofix, el avisador de cinturón en todas sus plazas o los airbags frontales, laterales y de techo. Pero en los últimos años, y gracias al desarrollo tecnológico, han aparecido otros sistemas de asistencia a la conducción, que conocemos como ADAS, que son una ayuda eficaz para evitar siniestros en la carretera. Entre ellos, seleccionamos seis que todo vehículo debería llevar incorporados.

  • Sistema de detección de riesgo de atropello de peatones y ciclistas, sobre todo aquellos que alertan al conductor en tiempo real y generan frenado automático para evitar la colisión.

  • Dispositivos de detección de riesgo de colisión frontal con otros vehículos u obstáculos, tanto los que alertan al conductor como los que frenan automáticamente.

  • Alerta y asistente de cambio involuntario de carril. Nos avisa cuando el vehículo se sale del carril por el que circula sin señalizar la maniobra.

  • Cámaras de marcha atrás y sistemas de vigilancia de ángulo muerto e identificación de otros vehículos en paralelo. Éste último sistema nos avisa de si hay un obstáculo en el carril en el que nos queremos incorporar, como puede ser un ciclista u otro coche.

  • Control de velocidad activo: mantiene la velocidad y marca una distancia mínima con el vehículo que precede.

  • Detectores de fatiga, especialmente, sistemas de evitación de distracciones.

La incorporación de algunos de estos sistemas ya es obligatoria en los vehículos nuevos y poco a poco se irán incorporando otros. La Comisión propuso en el año 2018 que los nuevos modelos de vehículos estén equipados con algunas funciones de seguridad como los sistemas avanzados de frenado de emergencia, el control inteligente de la velocidad,  la asistencia al mantenimiento en el carril para los coches o la detección de peatones y ciclistas para los camiones. La Comisión calcula que estos sistemas podrían evitar 7.300 muertes en diez años.

© 2020 Todos los derechos reservados